22 cosas que probablemente no sabías sobre Hacer Cabecero | hacer cabecero

Para la gran mayoría de las personas mayo es conocido como el mes de las flores, pero para aquellos que amamos el ciclismo es, ante todo, el mes del Giro de Italia. A pesar de ser la segunda vuelta en importancia tras el Tour de Francia, el Giro tiene algo que la hace especial y diferente a las demás, quizás porque simboliza a la perfección el alma apasionada de los italianos. Es su prueba y están orgullosos de ella, la adoran y la miman. ¿Qué les importa a ellos si la gloria a los ojos de todo el mundo se la lleva el Tour?

24 cabeceros caseros que tú puedes hacer - hacer cabecero

24 cabeceros caseros que tú puedes hacer – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: decoracion2.com

El Giro es sinónimo de encerronas, de escaramuzas en cualquier momento. Su espectacular orografía invita al abordaje desde la primera etapa. Unas montañas majestuosas cruzan el país de Norte a Sur: Alpes, Dolomitas, Apeninos. En cada una de esas rocas imposibles que transitan los ciclistas están tallados episodios de un ciclismo de altura.

Una de esas gestas, la que aconteció en la 15ª etapa del Giro de 1994 que discurría entre Merano y Aprica, vamos a recordar hoy, justo cuando se acerca el 25º aniversario. Sin duda una de las mejores etapas de la historia moderna del ciclismo. La etapa en la que Miguel Induráin hincó la rodilla ante el último gran escalador que nos ha regalado la historia: Marco Pantani. Una etapa que condensa todos los ingredientes que hacen que este deporte, a pesar de vivir azotado por continuos seísmos, sea imperecedero: Ataques lejanos, alternativas en cabeza, líderes batiéndose a pecho descubierto. Recuperaciones, persecuciones y pájaras. La forja de un mito y la más bella y honrosa de las derrotas posibles.

Al inicio de la temporada de 1994 Miguel Induráin se encontraba en lo más alto de su carrera. Cinco grandes vueltas a sus espaldas le contemplaban. El año anterior había sido casi perfecto. Tan solo un joven corredor norteamericano que apuntaba a clasicómano, Lance Armstrong, le pudo arrebatar la gloria más absoluta que un ciclista pueda conseguir en un año, la triple corona (Giro, Tour y Mundial en un mismo año), al vencerle en el Mundial de Oslo 93. Miguel Induráin era un corredor en plenitud cuyo declive nadie se atrevía a vaticinar, aunque muchos comenzasen a desear un relevo. Hacía ya un par de años que, descendiendo el Tourmalet junto a Chiappucci, retiró de la circulación a los Lemond, Fignon, Delgado, Mottet y Alcalá y era la punta de lanza de la generación del 64, que era la que ahora dominaba el calendario, pero a los que Miguel tenía comida la moral cuando de Grandes Vueltas se trataba. Tan solo un poderoso corredor suizo, Tony Rominger, parecía tener las armas suficientes como para poner en duda su dominio. Experto contrarrelojista como el navarro, y con algo más de punch en montaña, Rominger se había conjurado para volver a disputarle de tú a tú el trono en Julio, cuando se volvieran a ver las caras en el Tour.

Ambos ciclistas calcaron el calendario que tantos éxitos les había proporcionado en el pasado. El suizo hizo su trabajo venciendo de manera aplastante en la Vuelta a España (que por aquel entonces aún se disputaba en abril) consiguiendo su tercera ronda consecutiva y esperaba acontecimientos del gigante navarro en Italia, donde este portaría de nuevo el dorsal número 1. Con similares días de competición que en el 93 se plantaba Miguel en la salida de Bolonia para intentar llevarse su tercera maglia rosa consecutiva en su camino de preparación al Tour de Francia.

En esa salida de Bolonia había un favorito incuestionable y no era otro que él.  Un peldaño por debajo estaban algunos de los corredores con los que ya se había enfrentado en ediciones anteriores: Bugno, Chiappucci y Ugrumov (que le pusiera contra las cuerdas el año anterior camino del Santuario de Oropa). Pero nadie sospechaba entonces que, al final, los mayores rivales de Indurain en aquel Giro serían dos jóvenes corredores de la generación del 70: el ruso Eugeni Berzin y el local Marco Pantani.

Indurain comenzó bien pero sin arriesgar, como solía, siendo tercero en la crono inaugural, superado tan  solo por De las Cuevas y Berzin. En la primera semana, en la jornada 4ª, hubo un primer final en alto donde venció el joven Berzin y se enfundó el maillot de líder. Demostraba haber llegado en gran forma tras haberse impuesto pocas semanas antes en la Lieja-Bastogne-Lieja, la decana de las clásicas. Pero nada debía inquietar los planes de Induráin y sus principales rivales, tiempo tendrían de desbancar a ese inexperto corredor ruso en las duras jornadas Dolomíticas y Alpinas.

El tiempo de voltear la clasificación y empezar a poner las cosas en sus sitio debía llegar con la crono larga del recorrido, en la 8ª etapa, pero lo que en ella sucedió fue totalmente opuesto: Berzin volvió a vencer y, lo más hiriente de todo, distanció al navarro en más de 2 minutos y medio. Lo nunca visto hasta ahora. Aunque todo el mundo presumía que a Berzin se le atragantaría la tercera semana y no estábamos ante una situación irreversible, se estaba dando una circunstancia casi inédita desde la consagración definitiva de Induráin camino de Val Louron en 1991: necesitaría pasar al ataque en montaña.

24 ideas de cabeceros de cama originales que puedes hacer tú mismo ... - hacer cabecero

24 ideas de cabeceros de cama originales que puedes hacer tú mismo … – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: blogspot.com

Se acercaban los Dolomitas, terreno donde debía jugarse la segunda de las batallas importantes tras el inesperado K.O. recibido durante la primera semana. En Merano el joven Marco Pantani consiguió su primera victoria como profesional y comenzaba a hacer buenos los pronósticos de figura de la prensa italiana. Tras esa jornada en la que las hostilidades entre los favoritos aguardaron, llegaba el auténtico Tappone Dolomítico marcado en rojo en todos los libros de ruta.

Esa 15ª jornada unía las localidades de Merano y Aprica. Una etapa  de 195 exigentes kilómetros con el interminable Stelvio y el infierno del Mortirolo más una exigente tachuela cerca de meta: El Válico de Santa Cristina. Al inicio de esa jornada Berzin contaba con un importante colchón de más de 2 minutos sobre sus rivales: Bugno, Chiappucci y Casagrande. Miguel se encontraba a 3:39 y el vencedor del día anterior, Pantani, en nada debería de inquietar pues perdía 5:36. La jornada que estaba a punto de disputarse debía suponer la rebelión de los corredores veteranos intentando desbancar o, al menos, comenzar a limar la distancia que el ruso había conjugado en la primera parte de la carrera. A pesar de la fortaleza mostrada hasta entonces, todo el mundo señalaba como clave su falta de experiencia en estas lides.

La carrera transitó más o menos tranquila hasta su paso por el Stelvio. El primero en pasar por la cima fue el italiano Franco Vona, que había dejado la disciplina del grupo de escapados. Tras él un reguero de ciclistas como Udo Bolts y Guirotto iban haciendo de puente entre la cabeza y un peligroso grupo de 10 corredores que se habían filtrado en otra fuga con Chiapucci, Gotti y Belli como hombres más representativos. En las faldas del Mortirolo nos encontramos pues con una carrera fragmentada, ingobernable, confluyendo en ella una serie de intereses propios de las jornadas montañosas donde caza recompensas comparten protagonismo con aquellos que buscan posicionarse en la general, pero que en ningún momento ponían en peligro el liderato del ruso.

Pero por muy atado que se pretenda tenerlo todo, los 12,4 kilómetros de ascensión del coloso siempre por encima del 10% de desnivel, tienen la entidad suficiente para atomizar por sí misma la carrera y su presencia en carrera basta para que todo el mundo ande con el sexto sentido activado. El Mortirolo es un puerto donde no te puedes esconder, donde no vale refugiarse en la rueda de algún corredor amigo. Es un vía crucis personal en el que tienes que encontrar tu paso e intentar no desafiar a los dioses con temeridades y frivolidades pues todo esfuerzo extra será pagado con un alto precio. Estamos ante un puerto que separa grano y paja.

Los corredores de la escapada iniciaron las primeras y duras rampas, retorciéndose ya  sobre sus bicicletas e intentando encontrar ese ritmo que les haya de servir para ascender con la mayor dignidad posible. Mientras tanto, en el grupo principal se vivía una calma tensa. Pero cuando apenas llevaba dos kilómetros de ascensión, a la salida de una curva, Marco Pantani pensó que el ritmo del grupo del líder no era suficiente para él. Su enjuto cuerpo se agarró de la parte baja del manillar y arrancó. Una, dos, tres, diez pedaladas y el paquete se convirtió en un recuerdo.

Las descomunales condiciones de Pantani para la escalada estaban aún por descubrir para el común de los mortales y quizás por ello, unido a la sensación de poderío que venía mostrando el joven líder ruso, hicieron que se soldara a la rueda del italiano, creyendo poder sostener esa marcha y así alejar sin problemas a sus rivales más directos. La generación del 70 comenzaba a pedir paso mientras uno tras otro los corredores iban cediendo terreno.

24 fotos e ideas para hacer un cabecero de cama original | Mil Ideas ... - hacer cabecero

24 fotos e ideas para hacer un cabecero de cama original | Mil Ideas … – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: milideas.net

Miguel no estaba entre las primeras unidades del grupo y eso era noticia, por mucho de que en las jornadas previas hubiera dado muestras de no llegar tan super como otros años. La hinchada española se había mal acostumbrado a ver a Miguel siempre en dominador aguantando sin excesivos problemas los envites de sus rivales.

Desde luego la maniobra del Pirata arrancando a 10 kilómetros de la cima (y a 70 de la meta) era arriesgada, pero la de Berzin no lo era menos pues dejaba atrás a su equipo que bien podría imprimirle un ritmo beneficioso si le hiciera falta. En cierto modo Pantani, a más de 5 minutos, no debía inquietarle en la clasificación. Tremenda insolencia propia de un joven.

Los dos corredores iban haciendo camino, siempre con Marco al comando y Berzin convertido en su sombra. Por detrás los corredores iban ya en fila india, cada uno en su particular penitencia. Induráin encontró su ritmo sostenido y dejó atrás a Bugno. Estábamos siendo testigos de dos formas distintas de atacar una montaña: La exuberancia y la agresividad de Pantani y el tren de Miguel. El navarro con su templanza y fiabilidad no tardó en dar caza a De las Cuevas que había intentado sin éxito seguir el paso del dúo atacante. Durante varios kilómetros Pantani y Berzin engullían corredores hasta que, inevitablemente, el ruso reventó. Había intentado igualar una apuesta para la que no tenía cartas. Pantani, ya en solitario, seguía mirando al frente, majestuoso. Buscando la siguiente curva, intentando domar aquella montaña.  Sabía que estaba escribiendo su propia historia, el primer capítulo de un libro de oro.

Eugeni Berzin y Miguel Indurain.

Por detrás Indurain, con las hechuras del veterano, se acercaba poco a poco a Berzin, que estaba pagando la osadía de intentar seguir al de Cesena. A un ritmo constante acabó llegando a la altura del líder. Sin florituras, agarrado a la cruz del manillar se puso a su altura. Ni un gesto, ni una mirada al alcanzarle, tan solo la misión de sostener esa marcha cien, doscientos metros más, pues sabía que sus opciones de victoria pasaban por desembarazarse lo antes posible de su ahora compañero de fuga y sus armas en montaña eran esas: Ritmo.

Mientras  Pantani se situaba como cabeza de carrera a falta de dos kilómetros para la cima, el navarro imponía un ritmo cada vez más torturador al ruso. Sabía que por su corpulencia, jamás podría soltar los latigazos propios de los escaladores, pero su ritmo sostenido no permitía ni un segundo de respiro a sus rivales. Y ese nuevo punto de inflexión, esa nueva apuesta perdida de Berzin, llegaría a falta de tres kilómetros para la cima, momento en el que Indurain consiguió al fin deshacerse de él y caminar solo hacia la cima.

Pantani, protagonizando una cabalgada legendaria, coronaba en solitario y sacaba en torno a un minuto de ventaja a un Miguel Induráin que, con una ascensión de menos a más, ya distanciaba en unos 50 segundos al líder. Inteligente y madura subida la del navarro, que, sabiendo cual era el ritmo que le valía, y sin cebarse en ruedas imposibles de seguir, se había plantado cuarto, con un vertiginoso descenso por delante donde poder sacar sus armas de bajador a relucir. Situación bajo control.

24 fotos e ideas para hacer un cabecero de cama original | Mil Ideas ... - hacer cabecero

24 fotos e ideas para hacer un cabecero de cama original | Mil Ideas … – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: netdna-ssl.com

Marco Pantani y Miguel Indurain.

Ahora la carrera entraría en otra dimensión y era la hora de buscar y organizar un grupo con quien hacer camino. Quedarse solo con lo que queda por cubrir puede significar cavar tu propia tumba. Miguel se lanzaba con todo en busca de Pantani. Ya se había visto en estas el año pasado en el Tour cuando supo arriesgar para neutralizar a Rominger en el descenso del Tourmalet. La neutralización del italiano llegó justo antes de finalizar el descenso, conformándose entonces un trío cabecero que no dudaría en pasar al relevo.

Por su parte Berzin, en tierra de nadie, comandaba un grupo de corredores que le habían trasladado toda la responsabilidad de perseguir al grupo cabecero. Portar la maglia rosa tiene un precio y el bravo corredor ruso lo estaba pagando. Ese terreno pestoso camino de Aprica es un auténtico territorio de guerrillas donde intentar recuperar el terreno perdido puede significar acabar de vaciar tu ya escaso depósito. En el primer paso por el pueblo, a 20 kilómetros de meta, el organizado trío cabecero pasaba con más de dos minutos sobre la cuadrilla que escoltaba a Berzin, quien llevaba más de 15 kilómetros tirando de un grupo en el que nadie le daba un solo relevo.

Comenzaba el último puerto de la jornada, el Válico de Santa Cristina, con Induráin a la cabeza, tirando a bloque, sabiendo que todo un Giro estaba en juego. Quedaban algo más de quince kilómetros donde todo podía pasar. Esos dos minutos que llevaba de ventaja podían ser tres o cuatro al final del día si Berzin pagaba el tremendo esfuerzo que venía soportando en primera persona desde hace ya varios kilómetros. Pero los caprichosos dioses del ciclismo tenían reservado un nuevo giro a la carrera.

Cuando parecía que todo estaba por fin de cara, cuando ya se habían superado las mayores dificultades, llega una señal del organismo y te dice que algo no funciona. Súbitamente pierdes fuelle, se te nubla la visión, la sangre no llega a las piernas. Eres incapaz de mantener el ritmo que hasta hace un instante sostenías sin aparentes problemas. Estás sufriendo una pájara en toda regla. El ritmo de Pantani había sido demasiado exigente y le había acabado por romper.

Ese corto pero duro puerto dolomítico, desconocido hasta entonces, se estaba cobrando la mayor de la víctimas, enterrando casi definitivamente las opciones de victoria de Miguel. Pantani volaba solo hacia la cima, abandonando a Miguel a sus suerte, y que veía como Belli y Chiappucci le rebasaban sin remisión. Estábamos aconteciendo a una auténtica sangría camino de Aprica. Entró Pantani definitivamente en meta, levantando los brazos y tras él, uno a uno iban llegando unos corredores exhaustos tras más de 7 horas sobre la bici. El navarro se dejaba tres minutos con el vencedor y apenas pudo recuperar 30 segundos al líder. Tremendo mazazo, tan mayúsculo esfuerzo apenas tuvo recompensa.

Ese día en Aprica vimos muchísimo más que una simple etapa. Vivimos la primera gran victoria de Pantani, con un pedalear que no parecía de esos tiempos, que traía el aroma de Fausto Coppi y Charly Gaul, de Bahamontes o el Tarangu. Pantani se acababa de erigir con su actuación como más que digno heredero de esa estirpe de tremendos escaladores, protagonizando una gesta que será recordada por  décadas y permitiéndonos a los que no pudimos despegarnos de la pantalla de televisión, ser testigos del nacimiento de un mito. Por su parte Induráin acababa de recibir el mayor varapalo de su casi inmaculado reinado ciclista, muriendo sobre la bicicleta con gloria y honor, como hacen los campeones. Y el tercer vértice de este triángulo, Berzin, supo sufrir y no hundirse en la parte final a pesar de haber cometido errores de juvenil. Los espectadores no podíamos dar crédito a lo que acababa de suceder ante nuestros ojos, una auténtica obra de arte. Cien kilómetros para el recuerdo, más de dos horas excelsas de ciclismo.

24 ideas de cabeceros de cama originales que puedes hacer tú mismo ... - hacer cabecero

24 ideas de cabeceros de cama originales que puedes hacer tú mismo … – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: blogspot.com

Tras esta etapa Berzin supo mantener su ventaja en Alpes y ganar a la postre ese Giro. Pantani, segundo, y Miguel, tercero, le escoltarían en el pódium de Milán. El verano llegaría y Miguel, a pesar de que algunos deseaban darle por muerto tras aquel Giro, revalidaría de manera inapelable su título de ganador del Tour. Un Tour donde Pantani agrandó su leyenda dejando de nuevo su extraordinaria huella de escalador.

Pero esa ya es otra historia…

22 cosas que probablemente no sabías sobre Hacer Cabecero | hacer cabecero – hacer cabecero
| Delightful in order to my own website, in this moment I am going to explain to you with regards to keyword. And today, this is actually the very first graphic:

24 ideas para hacer un cabecero de cama con palets - hacer cabecero

24 ideas para hacer un cabecero de cama con palets – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: muebleshechosconpalets.com

Why don’t you consider impression earlier mentioned? will be of which amazing???. if you feel therefore, I’l m show you a number of photograph once more under:

So, if you’d like to have all of these wonderful shots related to (22 cosas que probablemente no sabías sobre Hacer Cabecero | hacer cabecero), click on save button to download the pics for your computer. They are ready for transfer, if you want and wish to grab it, click save logo on the post, and it’ll be instantly down loaded to your home computer.} As a final point if you want to grab new and the recent image related to (22 cosas que probablemente no sabías sobre Hacer Cabecero | hacer cabecero), please follow us on google plus or book mark this site, we try our best to present you daily update with all new and fresh shots. Hope you enjoy keeping here. For some updates and recent news about (22 cosas que probablemente no sabías sobre Hacer Cabecero | hacer cabecero) graphics, please kindly follow us on twitter, path, Instagram and google plus, or you mark this page on book mark section, We try to offer you up grade regularly with fresh and new pics, like your exploring, and find the right for you.

Thanks for visiting our site, contentabove (22 cosas que probablemente no sabías sobre Hacer Cabecero | hacer cabecero) published .  At this time we’re pleased to announce we have discovered a veryinteresting topicto be discussed, namely (22 cosas que probablemente no sabías sobre Hacer Cabecero | hacer cabecero) Many individuals looking for info about(22 cosas que probablemente no sabías sobre Hacer Cabecero | hacer cabecero) and certainly one of them is you, is not it?

✫ DIY ✫ Cómo hacer cabecero barato || Cabecero cama de 24 por ... - hacer cabecero

✫ DIY ✫ Cómo hacer cabecero barato || Cabecero cama de 24 por … – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: ytimg.com

Cómo hacer un cabecero elegante con tela - Decogarden - hacer cabecero

Cómo hacer un cabecero elegante con tela – Decogarden – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: hogarmania.com

Hacer cabecero con una celosía | decoración | Celosías, Cabeceras y ... - hacer cabecero

Hacer cabecero con una celosía | decoración | Celosías, Cabeceras y … – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: pinimg.com

DIY: Cómo hacer cabeceros de cama con tapizado capitoné - hacer cabecero

DIY: Cómo hacer cabeceros de cama con tapizado capitoné – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: decoracion2.com

Cómo hacer un cabecero de madera con librería - Bricomanía - hacer cabecero

Cómo hacer un cabecero de madera con librería – Bricomanía – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: hogarmania.com

24 ideas fáciles y low cost para personalizar tu cabecero - hacer cabecero

24 ideas fáciles y low cost para personalizar tu cabecero – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: elmueble.com

Hacer cabecero para cama con tus propias manos - hacer cabecero

Hacer cabecero para cama con tus propias manos – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: muebleshechosconpalets.com

▷ Como Hacer un Cabecero de Cama Tapizado«【 MUY FÁCIL 】» - hacer cabecero

▷ Como Hacer un Cabecero de Cama Tapizado«【 MUY FÁCIL 】» – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: cabecerocama.com

24 fotos e ideas para hacer un cabecero de cama original | Mil Ideas ... - hacer cabecero

24 fotos e ideas para hacer un cabecero de cama original | Mil Ideas … – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: netdna-ssl.com

Room Decor I Como hacer un cabecero de madera estilo nórdico I ... - hacer cabecero

Room Decor I Como hacer un cabecero de madera estilo nórdico I … – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: ytimg.com

24 ideas fáciles y low cost para personalizar tu cabecero - hacer cabecero

24 ideas fáciles y low cost para personalizar tu cabecero – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: elmueble.com

24 ideas de cabeceros de cama originales que puedes hacer tú mismo ... - hacer cabecero

24 ideas de cabeceros de cama originales que puedes hacer tú mismo … – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: euroresidentes.com

24 Cabeceros de cama originales fáciles de hacer | Brico y Deco - hacer cabecero

24 Cabeceros de cama originales fáciles de hacer | Brico y Deco – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: cafeversatil.com

Crea tu propio cabecero DIY - Manualidades Sin Gluten - hacer cabecero

Crea tu propio cabecero DIY – Manualidades Sin Gluten – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: manualidadessingluten.com

Cómo hacer un cabecero de cama para tu dormitorio - La Orquídea Dichosa - hacer cabecero

Cómo hacer un cabecero de cama para tu dormitorio – La Orquídea Dichosa – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: unamadrecomotu.com

MI RINCÓN DE SUEÑOS: Hacer cabecero con un palet - hacer cabecero

MI RINCÓN DE SUEÑOS: Hacer cabecero con un palet – hacer cabecero | hacer cabecero

Image Source: blogspot.com